BT Medical - шаблон joomla Скрипты
Actualidad Clínica

 

Subdirector Médico de Clínica Alemana Osorno, Dr. Roberto Zamorano, relata su experiencia como académico del Diplomado de Formación en Anestesia que se desarrolla por estos días en Yamena, capital de la República de Chad.  

 

Osorno, 14 de julio, 2017.-  Una fotografía con la bandera chilena y de Clínica Alemana Osorno, sostenida por siete enfermeros de la zona de Yamena, capital de la República de Chad en África central; es la primera imagen que emiten esta semana la delegación de tres médicos chilenos (radicados en Osorno), que en los próximos días se preparan para finalizar el segundo de tres módulos del Diplomado de Formación en Anestesia, dictado en el marco de la primera versión de un programa de posgrado de la Facultad de Medicina de la Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC).

El curso, contempla contenidos en fisiología, farmacología y anestesia. Está diseñado específicamente para la realidad de Chad, el quinto país más pobre del planeta, con inexistencia de médicos anestesistas y especialistas en general, y cuya meta es duplicar el número actual de enfermeros anestesistas pasando de 7 a 14.  

La iniciativa, nace de la experiencia del médico anestesista y académico de la PUC, Rodrigo López, quien desde el año 2009, viaja a Chad a brindar anestesia en el Hospital Universitario “El Buen Samaritano” de la capital de la nación, lugar donde observó la necesidad de realizar procesos de formaciones en su área y donde actualmente se imparten las clases de este diplomado.

 

Trabajo realizado

La delegación de médicos locales, que actualmente están en la zona, la conforman los anestesiólogos: Dr. Julio Brousse y Dr. Jaime Campusano del Hospital Base “San José” de Osorno; y el subdirector médico de Clínica Alemana Osorno, Dr. Roberto Zamorano. Éste último, hizo un alto en sus actividades para comentar la labor que ha desarrollado a pocos días de cumplir su primera semana en Chad.

“Llegue el domingo 09, a la capital de Chad en un vuelo desde Francia. Al llegar hice entrega de algunos equipos donados por la Universidad Católica y Clínica Alemana Osorno, los cuales están plenamente operativos y son un gran aporte en materia de actualización, lo mismo hicieron mis compañeros cuando llegaron la semana pasada. Esto, porque los equipos que actualmente ocupan son los que utilizábamos aproximadamente en los años 70tas.”, señaló.

El facultativo narró que, “durante los primeros cuatro días, dicté las clases de Reanimación Cardiopulmonar en Neonatos, Niños y Adultos, que son los últimos contenidos de éste, el segundo módulo. Este viernes (14 de julio), tomé los exámenes finales con 40 grados de calor, normal en esta época, pero igualmente intenso para nosotros”, añadió.  

El médico, agregó que, “también he estado realizando labor intrahospitalaria entregando anestesia, también me quedaré 10 días más en turno de 24/7. Como dato, en estas dos últimas semanas nuestra delegación a participado en más de 50 operaciones, este viernes por ejemplo con mis alumnos, dimos anestesia complicada a cirugía electiva de gastroyeyunoanastomosis. Aquí ocupamos el equipamiento donado y todos los contenidos enseñados”, afirmó.  

Respecto a las condiciones de la zona, el médico comentó que, “el estar acá, te produce una mezcla bien intensa de sentimiento. Por un lado, emoción e inquietud permanente porque quieres ayudar lo máximo posible, pero también, angustia e incomprensión de por qué les toco esto, por qué no se habla de este país en los medios, uno de los más pobre del planeta; donde miles de personas al año mueren de hambre, donde las familias se quedan afuera de los pocos hospitales que hay esperando a sus enfermemos, preparándoles sus propias comidas. Es algo que cuesta creer, aunque lo estés viendo”, expresó.

 “A pesar de la falta extrema de acceso a recursos básicos como la luz, el agua potable, la alimentación, la educación (sobre el 65% de la población es analfabeta) o a la misma salud, cuya falta de acceso tiene a esta nación con niveles altísimos de mortalidad materna e infantil (15% de recién nacidos fallecen); se ve las ganas enormes de personas que, de una u otra forma, aportando su granito de arena, intentan trabajar por disminuir las brechas enormes que tiene el país”, relató, el médico anestesista, Roberto Zamorano.

Main Menu