BT Medical - шаблон joomla Скрипты
Actualidad Clínica

 

 

Para comprender y abordar esta enfermedad, la Dra. Ilonka Hoell, dermatóloga de Centro Médico Osorno de Clínica Alemana Osorno, ahonda en antecedentes como sus factores de riesgos, síntomas y tratamientos.

 

Osorno, 11 de enero, 2019.- Enrojecimiento, irritación y picazón de la piel, principalmente en zonas como mejillas y pliegues, son algunos de los síntomas de la Dermatitis Atópica, una de las enfermedades dermatológicas y pediátricas de curso crónico más frecuente en la infancia, y que también suele extenderse hasta la edad adulta, principalmente en pacientes que no han tenido tratamiento adecuado de esta compleja afección, en donde la genética y el ambiente son determinantes.

Para comprender y abordar esta enfermedad, la Dra. Ilonka Hoell, dermatóloga de Centro Médico Osorno de Clínica Alemana Osorno, ahonda en antecedentes como sus factores de riesgos, síntomas y tratamientos.

 

-¿Qué es la dermatitis atópica

La dermatitis atópica (DA)corresponde a una patología cutánea inflamatoria crónica, que cursa con brotes periódicos.

Afecta mayoritariamente a la población infantil. En las últimas décadas, ésta a experimentado un importante aumento, afectando a 1 o 2 de cada 10 niños.

 

-¿Qué síntomas nos alertan sobre esta enfermedad?

El diagnóstico de la Dermatitis Atópica es clínico y se basa en lesiones cutáneas rojas costrosas, a veces húmedas recidivantes, que siempre pican. En menores de 2 años afectan cara, cuello y área externa se extremidades. En niños mayores las lesiones se concentran en áreas de pliegues de codos y rodillas.

Normalmente inician el cuadro antes del año de vida, asociado a piel seca y antecedentes familiares de rinitis y/ o asma.

La DA tiende a resolverse hacia la adolescencia, aunque en algunos casos persiste en la edad adulta o puede iniciarse en la misma.

 

-¿Por qué se produce la enfermedad?

La causa no está bien establecida, pero existen alteraciones genéticas que determinan una alteración de la piel, con falla en los humectantes cutáneos y en su función de barrera, lo que permite el ingreso de alérgenos externos, sumado a anormalidades inmunológicas que generan una respuesta inflamatoria.Todo lo anterior agravado por el estilo de vida moderno y la polución ambiental.

 

-¿Cuáles son los factores de riesgo?

La condición atópica tiene un fuerte factor genético y su expresión es mayor si ambos padres lo presentan, la que puede manifestarse como rinoconjuntivitis, asma y Dermatitis Atópica.

 

-¿Qué complicaciones puede traer si no se tratan oportunamente?

Las complicaciones habituales son las infecciones, siendo las infecciones de origen bacterianas las más frecuentes, seguidas de infecciones virales como los moluscos contagiosos y las infecciones por virus herpes.

Por otro lado, el prurito produce gran deterioro en la calidad de vida del paciente y de la familia, con trastornos en el sueño, bajo rendimiento escolar y alteración en relaciones interpersonales por el aspecto de las lesiones; impacto que será mayor en cuadros más graves.

El tratamiento de la enfermedad en edades tempranas podría detener la marcha atópica, es decir la progresión de la enfermedad cutánea a otras manifestaciones, como rinitis, asma o alergia alimentarias.

 

¿Cuáles son los tratamientos disponibles para esta enfermedad?

La educación de los padres es esencial, para lograr la adherencia a la terapia y disminuir la ansiedad. 

El cuidado e hidratación de la piel son los pilares del tratamiento:

          Los baños deben ser diarios y cortos. Secar la piel suavemente.

          Es importante que los humectantes se apliquen después del baño en forma generosa en cara y cuerpo.

          Mantener uñas cortas.

          La ropa debe ser de algodón, no usar polar, lana, ni lycra, evitando abrigar en exceso al niño.

          Para el lavado de la ropa utilizar detergentes suaves, sin perfume; enjuagues extras y sin suavizante.

 

En las crisis se utilizan corticoides tópicos, los que siempre deben ser indicados por un médico, el que decidirá, cual es el más adecuado, según la zona y extensión a tratar.

Existen ahorradores tópicos de corticoides que permite prolongar el efecto de los corticoides, sin riesgos agregados. Sin embargo, la humectación es la mejor forma de prevenirlos brotes.

En casos más severos, se puede usar, fototerapia o terapia oral con inmunosupresores.

Respecto a los antihistamínicos orales, éstos se utilizan en algunos pacientes, en particular por su efecto sedante nocturno.

 

Artículo disponible en Revista Mirada Clínica. Link http://www.impresurchile.com/flips/mirada-clinica-2019/mobile/index.html

 

Main Menu