BT Medical - шаблон joomla Скрипты
Actualidad Clínica

Muchas veces las personas tienden a creer que el urólogo es el médico especialista en hombres. Pero eso es absolutamente falso, ya que éste es experto en enfermedades que afectan el aparato urinario tanto en hombres y mujeres. Es el urólogo el encargado de diagnosticar, tratar o prevenir algún problema de salud que tenga que ver con los riñones, la vejiga, el pene, los testículos o la próstata. Pero ¿cuáles son las patologías masculinas más comunes y quién deben acudir a chequeos?

El sistema urinario y reproductor masculino es complejo. Esto porque se pueden experimentar diferentes tipos de complicaciones. Según el urólogo de Clínica Alemana Osorno, Roberto López Cortés las patologías más comunes entre los hombres pueden ser:

       Infecciosas: La también llamada cistitis, aunque es más común en mujeres, también se presenta en pacientes varones. Se manifiesta en forma de dolor al orinar, mal olor y color turbio en la orina y las constantes ganas de tener que ir al baño. En algunos casos, también se puede producir fiebre. Es una enfermedad de tipo bacteriana que se resuelve mediante el consumo del antibiótico adecuado.

       Prostatitis: Esta es una enfermedad que se da cuando se inflama la próstata. Muchas veces el origen de esta enfermedad es también bacteriano y sus síntomas son los de dolor al orinar o eyacular, dolor en los testículos y en el abdomen o incluso sangre en la orina. Si el origen de la enfermedad es una infección bacteriana, también se deberán recetar antibióticos.

       Cálculos de la vía urinaria:  Los cálculos son lo que comúnmente se conoce como piedras en el riñón. Unos depósitos duros de minerales que pueden obstruir los uréteres o causar daños al evacuarlos mediante la micción. Si un cálculo es demasiado grande y no se puede evacuar puede ser necesaria incluso la cirugía para retirarlo si no se consigue deshacer de otro modo. Es un problema sumamente doloroso, especialmente en pacientes varones.

       Obstrucción urinaria baja (principalmente debido a la hiperplasia prostática benigna).

       Cáncer de próstata, riñón y vejiga.

       Patologías de piso pélvico: Como la incontinencia urinaria.

       Disfunción eréctil: Este es un problema médico que afecta a la salud sexual de los hombres y que es bastante común. Un 10% de los hombres lo experimentan al menos una vez en la vida. La dificultad por conseguir o mantener una erección puede tener causas psicológicas o ser de una naturaleza física por un problema a vascular o neuronal.


Control preventivo

No existe una edad determinada para asistir a una visita médica con el urólogo. Lo habitual, “es que los más jóvenes consultan cuando existe la presencia de alguna molestia, como es el caso de infecciones de transmisión sexual, cálculos de vía urinaria y patologías genital, como varicocele, fimosis y tumores de testículo”, especificó López.

Pero, además agregó que “a contar de los 40 años podrían aparecer algunas patologías en el hombre que hacen necesario su control, como por ejemplo: disfunciones de la erección, trastornos urinarios obstructivos y cánceres”, señaló el urólogo.

A contar de los 40 años es fundamental que el hombre realice su control anual, con la finalidad de poder detectar precozmente aquellas afecciones urológicas frecuentes, específicamente “las que afectan a la próstata: hiperplasia benigna y cáncer de próstata”, explicó el especialista.

Por esta razón, es importante que los jóvenes tengan el hábito de realizar chequeos preventivos, ya que tal como comenta el médico Roberto López, existen patologías en la etapa juvenil que, si no son pesquisadas a tiempo, pueden “provocar alteraciones que afectarán la vida adulta, como el varicocele”. Esto porque altera el desarrollo y tamaño testicular, provocando por consiguiente infertilidad.

Lo mismo ocurre con los testículos no descendidos, los cuales, si no son detectados precozmente, también pueden provocar infertilidad y riesgo de cáncer testicular. “La fimosis no corregida, genera trastornos en la vida sexual, así como también riesgo de desarrollar cáncer de pene, entre otros”, explicó López.

Tratamiento

Los tratamientos de las enfermedades urológicas, de determinan de acuerdo a la toma de muestras de orina (orina completa y urocultivo), ya que de esta manera se confirmará el diagnóstico y se podrá administrar los medicamentos indicados.

 La mayoría de las infecciones urinarias se puede tratar con antibiótico orales, sin embargo, a veces la condición del paciente en casos complejos, amerita hospitalización para recibir antibióticos endovenosos.

Las infecciones urinarias bajas no complicadas (cistitis) se pueden tratar durante siete días, pero los cuadros febriles más severos requieren, a lo menos, 14 días de antibiótico.

Estas enfermedades y otras más complejas, son diagnosticadas y tratadas con un especialista en urología. Si necesitas una consulta, no olvides reservar aquí en Clínica Alemana Osorno para así poder resolver tus dudas, realizar tu control anual o solucionar tu problema médico actual.

Main Menu