BT Medical - шаблон joomla Скрипты
Actualidad Clínica

La dermatitis atópica es una enfermedad frecuente a la piel que afecta, principalmente a niños, pero también puede presentarse en adultos. Esta afección provoca enrojecimiento de la piel y también picazón. Lamentablemente es una patología crónica y suele ser hereditaria. ¿Cuáles son los tratamientos más efectivos?

La dermatitis atópica o eccema, es un trastorno crónico que afecta a la piel, provocando picazón y enrojecimiento.

“Generalmente, es más frecuente en niños, pero también puede afectar a adultos. La causa de esta enfermedad, está asociada a factores genéticos. Es decir, si el padre, madre, hermano o tío la tienen, lo más probable es que se herede”, afirmó el dermatólogo de Clínica Alemana Osorno, Eric Ojeda.

Esta patología tiene períodos de exacerbación y, además suele manifestarse junto a otras enfermedades como el asma y la rinitis alérgica.

Síntomas más comunes

Dentro de los signos que se caracteriza el eccema o dermatitis en la piel están:

       Piel seca

       Picazón, que puede ser grave, especialmente durante la noche

       Manchas de color rojo a marrón grisáceo, especialmente en las manos, los pies, los tobillos, las muñecas, el cuello, la parte superior del pecho, los párpados, la parte interna de los codos y las rodillas, y, en el caso de los bebés, el rostro y el cuero cabelludo

       Pequeñas protuberancias que pueden supurar líquido y formar costras si se las rasca

       Piel engrosada, agrietada y escamosa

       Piel en carne viva, sensible e inflamada por rascarse

Origen de la dermatitis atópica

Las causas del eccema que provoca la dermatitis atópica, está relacionada directamente con la variación genética que afecta la capacidad de protección de la piel.

En palabras simples, cuando la piel está sana, genera humedad y protege contra las bacterias, pero al tener la presencia de dermatitis pierde esa protección y por consiguiente la piel se ve afectada por factores ambientales, irritantes y alérgenos.

Prevención

Para poder mantener la piel sin esos períodos de exacerbación es importante seguir los siguientes consejos:

       Cuidando la piel a través de baños cortos de agua tibia, ya que el agua caliente seca la piel y predispone a desarrollar eccemas o placas rojas que se pueden presentar en distintas partes del cuerpo.

       Evitar aerosoles (perfumes).

       No usar detergentes ni suavizantes.

       Sacar las etiquetas de la ropa y usar ropa de algodón.

       Evitar la lana y polar.

       Humectar la piel, ocupando cremas adecuadas para pieles atópicas.

       Ocupar jabones suaves (syndet).

       Tener estilos de vida saludable: actividad física para bajar la carga de estrés o radicales libres que son las que exacerban la dermatitis atópica.

       Dieta baja en carbohidratos, grasa y azúcar, ya que estos inflaman la piel.

       Evitar alcohol y el tabaco

Tratamientos

Los tratamientos generalmente indicados son:

       Tratamientos tópicos (como corticoides tópicos, tacrolimus tópico)

       Tratamientos sistémicos clásicos orales (etotrexato, mofetilmicofenolato, azatriopina, ciclosporina).

Recuerda, para reservar tu hora con nuestro dermatólogo, haz clic aquí.

 

 

 

Main Menu