BLOG DE SALUD

agua con frutilla y naranja

Aguas con sabores: una alternativa para alcanzar los 2 litros de agua

Todos sabemos que la bebida más sana para niños y adultos, es el agua. Pero, a veces, cuando hace mucho calor, las ganas de que sea con sabor es mayor. Para evitar recurrir a bebidas azucaradas y/o gaseosas, no hay nada mejor que una alternativa sana, natural, refrescante y rica como las aguas con sabores y que, además te sumará a la ingesta de líquido diario.  La aguas saborizadas son la alternativa perfecta para sumar el desafío de beber los 8 vasos de agua al día. Además, son una opción sana, natural, refrescante y rica. No tiene colorantes, ni saborizantes ni azúcar. ¿Cómo prepararlas? Aquí en Clínica Alemana Osorno, te lo contamos. 

Preparación e ideas  

Si ya aceptaste nuestro desafío, entonces aquí te entregamos ideas de preparaciones de aguas saborizadas para que logres cumplir tu meta diaria.  Para prepararlas solo tienes que elegir la fruta que quieras, cortarla en cubos o en gajos y meterlas en agua.  Luego de 5 o 6 horas en la nevera, el agua habrá adquirido el color, el aroma y el sabor además de las vitaminas y estará perfecta para consumirla.  En esta estación del año, aprovecha la inmensa variedad de frutas que tenems para que puedes preparar aguas de sabores con muchas vitaminas:
  • Naranja 
  • Limón 
  • Frutillas 
  • Cerezas 
  • Melón 
  • Sandía 
  • Arándanos 
  • Manzana, 
¡Y lo que es mejor aún! hasta las puedes aderezar con un toque especial de: 
  • Menta 
  • Canela 
  • Romero  
  • Jengibre 
  • Cúrcuma 
Y así le darás un sabor mucho más especial. La variación es infinita y a los más pequeños de la casa les encantará. 

Recetas de aguas con sabor 

  • Agua de coco agua de coco

Es un sabor que nos recuerda a la playa y vacaciones. Es refrescante, cremosa y muy dulce, la cáscara del coco puede servirnos de vaso, solo tienes que hacer un pequeño agujero para poder poner una bombilla y beber su contenido. Otra opción para que sea un poco más espesa es meter los trozos de coco en el vaso de una batidora y batir el agua de coco con más agua, hielos y decorar con pedacitos de coco para morderlos. 
  • Agua de piña 

Es un agua de lo más vistosa y refrescante. Además, ayuda a combatir el estreñimiento, el estrés y la anemia. Es diurética y perfecta para dietas adelgazantes. Licúa la piña con agua y cuélala para que no sea demasiado espesa. Decórala con un poco de albahaca y unas rodajitas de kiwi y te quedará perfecta. 
  • Agua de sandía 

La sandía es nuestra fruta típica de verano. Licúala con agua muy fría y coloca pedacitos de sandía en su interior. Tómala sin azúcar y con un toque de hojas de menta. Aporta mucha vitamina A y calma la sed. 
  • Agua de melón agua con sabor

El agua de melón aporta antioxidantes y vitaminas. Sus semillas tienen muchos nutrientes, así que no las quites, cuélalas un poco para que no te las encuentres en el agua. Este tipo de fruta contiene mucha agua, y es muy dulce, así que no le añadas azúcar. Normalmente queda espumosa y cremosa y está buenísima si le añades unos pedacitos de frutilla. 
  • Agua de limón 

Es una de las bebidas por excelencia y más refrescantes del verano, pero también ayuda a combatir los resfriados en invierno. No te olvides de añadirle unas hojitas de menta o albahaca, ¡queda deliciosa! 
  • Agua de naranja y mandarina

     
El agua de naranja o el de mandarina son muy refrescantes. Ambos tienen un suave sabor que encanta. No es necesario que le añadas azúcar, sírvela bien fría con unos cuántos hielos y decórala con trocitos de kiwi para darle el toque de color. 
  • Agua de frutillas agua de frutillas

La frutilla es una de las frutas favoritas de los más pequeños en primavera y verano. Prepárala en agua de sabor colocando unas cuantas fresas enteras en el vaso, y poniendo otras fresas con un poco de agua en la licuadora. Queda deliciosa si la acompañas con unas hojitas de menta.