BT Medical - шаблон joomla Скрипты
Actualidad Clínica

Luego del parto, tanto la madre y el recién nacido se encuentran en el momento de mayor sensibilidad, lo que provoca el aumento de aquellas hormonas fundamentales para la secreción láctea, como son la prolactina y ocitosina. Por lo que se transforma en la instancia perfecta e indispensable para iniciar la lactancia y así obtener mayor posibilidad de éxito ¿Cómo lograrlo? Pon atención a los siguientes consejos:

La lactancia materna trae múltiples beneficios tanto para la madre y el recién nacido. Aporta inmunidad ante enfermedades y disminuye el riesgo de alergias, además de fomentar el vínculo de apego entre ambos.

Pero ¿cómo lograr que lactancia sea exitosa? Aquí te entregamos algunos consejos importantes de nuestras matronas de la Unidad de maternidad de Clínica Alemana Osorno para que los tengas presente:

       Alimentar a “libre demanda”. El recién nacido es el único que sabe cuándo ha quedado satisfecho y para ello es importante que la toma sea cuando lo requiera y dure hasta que la guagua sea quien suelte espontáneamente el pecho. El régimen de libre demanda, día y noche, facilita la organización de la lactancia y ayuda a lograr una lactancia exitosa.

       Pide ayuda si tienes problemas. No siempre resulta todo fácil, si sientes dolor mientras das el pecho, o ya tienes grietas en el pezón, pide ayuda cuanto antes. Consulta a tu matrona, a otra madre que haya dado leche o a grupos de apoyo a la lactancia.

       No usar chupetes ni mamaderas las primeras semanas. Un chupete de entretención no se succiona de la misma forma que el pecho, por lo que el recién nacido puede “confundirse” y posteriormente agarrar el pecho con menos eficacia (se utiliza distinta musculatura de succión). Esto puede ser la causa de problemas tales como grietas en el pezón y mastitis.

       El papá también es importante. Su participación en los momentos en que se amamanta a la guagua permitirá establecer un mayor lazo afectivo con ella y con la mamá. ¿Cómo hacerlo partícipe? Sacándole los “chanchitos” entre cada toma, mudándola después de que termine de mamar, apoyando a la madre a que esté cómoda y tranquila. El reposo de la madre durante la lactancia es importante para resistir las exigencias de este período. Necesitará de mucho apoyo.

       Paciencia infinita. Aprender a amamantar puede ser un poco complejo al comienzo, pero luego te darás cuenta que es un momento placentero para compartir y conocer a tu guagua. Cuando amamantes, busca hacerlo tranquilamente, en un lugar tibio y cómodo.

       Prueba distintas posiciones. Usa el cojín de lactancia. Este cojín es de gran utilidad para la comodidad de la mujer al dar pecho. Aunque al principio puede parecer difícil y ser un poco molesto, encontrarás la postura más cómoda para ambos.

       Usa un sostén cómodo. Tus senos han ido cambiando, están sensibles y la areola se oscurece y aumenta de tamaño para la lactancia. Las venas se hacen más notorias y puedes sentir picazón y puntadas ocasionales. Utiliza un sostén que sea firme, cómodo y de algodón, ya que es más suave al contacto de la piel.

       Conversa suavemente con tu guagua. Cuando estás amamantando a tu guagua, ellos te miran y reconocen tu voz, sabe que eres esa persona especial que está disponible para ella, y suele calmarse cuando la tomas en brazos. Mira a tu guagua a los ojos, ya que puede ser un momento de profunda comunicación entre ustedes.

       Tener suficiente leche. Cuanto más se estimula y vacía el pecho, más leche se produce. Si se necesita producir más leche, se debe poner al bebé a amamantar más seguido. Si la posición es correcta satisfará todas sus necesidades a su tiempo. Es importante tener presente que generalmente es el niño(a) quien regula la producción de leche con su succión.

       Extraer leche. Al dar leche extraída, la persona que alimenta al niño debe procurar una óptima interacción con él, ya que esto le reportará beneficios para su desarrollo afectivo-emocional. Si el niño(a) aún se amamanta, idealmente la persona que le da la leche en vaso o mamadera no debe ser la madre, para que el niño mantenga la asociación de ella con el amamantamiento y le resulte más gratificante, cómodo y natural alimentarse del pecho.

Si por alguna razón no has podido amamantar a tu hijo(a), debes tener claro que de igual manera se establece el vínculo afectivo con ellos. Lo más importante es aprovechar esta etapa para acariciarlos, mirarlos y hablarles suavemente para entregarles toda la atención que necesitan en este maravilloso período.

Reserva tu hora con nuestras especialistas aquí.

 

 

Main Menu