BT Medical - шаблон joomla Скрипты
Actualidad Clínica

Técnica a base de Propofol, fue incorporada en Clínica Alemana Osorno para mejorar la experiencia y recuperación de pacientes, tras gastroscopías y colonoscopías.

 

Osorno, 09 de septiembre, 2019.- Cada día es más frecuente la solicitud de exámenes endoscópicos. El aumento de los casos de cáncer de colon y el envejecimiento de nuestra población, hace que sea recomendable realizarse un estudio digestivo alto y bajo por sobre los 40 años.

En el momento de pensar en hacerse uno de estos exámenes, uno de los temores (si no el más importante), es el miedo al dolor y a situaciones incómodas durante la realización de éstos.

Desde hace años, estos exámenes se realizan bajo sedación efectuada por el mismo endoscopista y bajo la supervisión de una enfermera; y cuando el caso lo amerita se realiza en pabellones quirúrgicos bajo supervisión de un médico anestesiólogo y con técnicas de sedación profunda o anestesia general.

La sedación en sí, es un recurso fundamental que permite disminuir, no sólo la percepción de dolor, sino también los movimientos involuntarios frecuentes en este tipo de exámenes, facilitando con ello el desarrollo del procedimiento y mejorando la experiencia de pacientes.

En la búsqueda de más confort y sobre todo más seguridad para sus pacientes, Clínica Alemana de Osorno, está incorporando nuevas técnicas de sedación que pueden realizarse fuera de pabellón, como lo es la sedación profunda a base de Propofol. Técnica, que consigue la inmovilidad y una analgesia completa del paciente, con una disminución de costos y una recuperación más rápida. Si bien se realiza en forma ambulatoria, siempre cuenta con la supervisión de un médico anestesiólogo que asegura tanto la calidad de la sedación como la seguridad del paciente.

Características de la sedación profunda

De acuerdo al doctor Andrés Rivas, médico coordinador de esta unidad, “como parte del plan de modernización de nuestra Unidad de Endoscopía, hemos ampliado la gama de procedimientos endoscópicos, tanto diagnósticos y terapéuticos. En este sentido, hemos puesto a disposición de endoscopistas y de nuestros pacientes que lo requieran, con patologías de diversa complejidad, una sedación profunda y de alta calidad, que ofrece múltiples beneficios”, dijo.

Según el doctor Rivas, “en términos de seguridad, la sedación es administrada por un médico anestesiólogo entrenado, quien vigila en forma continua su estado con la ayuda de monitores de acuerdo al estándar internacional. En cuanto a efectividad, la profundidad de sedación que alcanzamos permite que el procedimiento sea más cómodo, con menos ansiedad y sin recuerdos para el paciente”, explicó. 

El gastroenterólogo, agregó que, “ahora en cuanto a la recuperación del paciente, esta sedación ofrece una recuperación mucho más rápida y en mejores condiciones que el de otras técnicas utilizadas, ya que minimizando los efectos secundarios asociados a cualquier procedimiento anestésico. Esto permite a los pacientes, retomar más rápidamente a sus actividades habituales”, destacó.

Respecto a las diferencias entre la sedación tradicional y la profunda, Cristian Vera, anestesiólogo y médico coordinador de la Unidad de Paciente Crítico de la Clínica, explicó que, “las sedaciones habituales en donde se usa fármacos como Midazolam, los pacientes no necesariamente logran llegar a estados profundos de sedación y muchos de ellos quedan con bastantes recuerdos. En general la recuperación posterior es lenta porque el tiempo que se demora ese fármaco en salir de la sangre es muy largo, son horas. Debido a esto, se les solicita a pacientes que deben acudir acompañados para realizarse procedimientos endoscópicos, ya que alguien debe llevarlos a sus hogares”, aclaró el anestesiólogo.

“En cambio, los fármacos que se ocupan para la sedación profunda como el Propofol, son mucho más titulables, en el sentido de que podemos profundizar y manejar el nivel de la sedación a lo que nosotros queramos lograr. También permiten sedar rápidamente al paciente y como el tiempo que está en la sangre es muy corto, su efecto finaliza a los pocos minutos que se deja de administrar, lo que permite a los pacientes despertar con la misma sensación que estaba antes de comenzar el procedimiento y estar completamente activo para seguir su jornada al cabo de una hora”, manifestó el doctor Cristian Vera.

En cuanto a eventuales requisitos para pacientes, el facultativo afirmó que, los pacientes no requieren ninguna condición especial para usar la sedación profunda, sólo debe solicitarla. “Los pacientes que deseen vivir una experiencia agradable, sin recuerdos y molestias durante su procedimiento endoscópico pueden beneficiarse de esta técnica” expresó.

Para mayor información sobre esta técnica de sedación y sus costos asociados, los pacientes pueden solicitarla directamente en la Unidad de Endoscopía al momento pedir su presupuesto para el examen.

 

 

 

 

Main Menu